viernes, 3 de marzo de 2017

La excesiva importancia





La importancia que le damos a nuestros sentimientos genera el conflicto.

Como ejemplo pondré cuando espero que alguien me auxilie en algo, y no lo hace.

El conflicto surge del anclaje que tengo en los sentimientos que ese hecho me ha  generado, que pueden ser angustia, ansiedad, rabia, enojo, decepción, etc. Y al darle importancia al sentir, aparece el conflicto.

Nada sucedería si lo viera y tomara como un cajero de Banco que no posee dinero. Pues cuando voy en busca de dinero a un cajero que no posee, solamente me alejo de él y recurro al que sí está habilitado.

Cuando me enfoco en el sentimiento, arruino la partida y las infinitas posibilidades de encontrar a otro alguien que me auxilie ( volviendo al ejemplo).


La adhesión al sentimiento, me ayuda a pensar que he sido desprotegida, abandonada, herida, etc, etc. y proporciona un estado de ánimo relacionado con la angustia, la tristeza, el miedo, todas emociones paralizantes y que no me habilitan para actuar y conseguir lo que deseaba o buscaba que sucediera.


                  www.evelynjeanette.com

1 comentario:

  1. Todo es un tema de ego...valoramos más nuestro conflicto que el del otro...qué no le permite auxiliar nos (atendiendo al ej. )

    ResponderEliminar