jueves, 15 de diciembre de 2016

Entrevista con el vampiro I

 Así continué debatiéndome entre el sentimiento de culpa,  la rabia de sus comentarios y su conducta de  auxilio ante mi malestar físico, mis hijos, etc. Cuánto más pensaba, más me confundía. Aún no había comprendido que el pensamiento lleva a la duda y que el sentir es lo auténtico y cierto.

  La relación se mantenía incambiada, con sus visitas, los paseos, las meriendas o cenas. Siempre en casa. Empecé a desconfiar de que no conocíamos nada de ella, ni de su familia, ni su dirección exacta, solo un número de teléfono celular. Mi esposo decía que era una persona reservada, a mí no terminaba de caerme.

 Un día le pedí ir a su casa, pues necesitaba saber donde vivía, cómo y con quien. Ella se ofuscó y con evasivas me dejó en medio del shooping donde nos habíamos encontrado. Pensé que había ido al baño, pero ese día no regresó. Me sentí aliviada y creí que quizá ya no volvería más. Pero estaba errada una vez más. Sí apareció por casa, cuando yo no estaba, y dejó regalos para todos.

  A mi me había comprado un vestido , de esos que sabía que yo odiaba,y que me ceñía por demás. Mi esposo, otra vez me hizo notar sus buenas intenciones, y que yo estaba muy desconforme últimamente.

  Por esos días me dolía la cabeza a diario y una molestia en la mitad de mi espalda se estaba haciendo insufrible (escápula). Ya evitaba reunirme fuera de casa, y solo aguantaba la presencia de Rita los días martes. Yo quedaba destruida, cansada y con mucho sueño. Me resistía a que quedara sola con mi familia, pero las piernas no me sostenían. Terminaba teniendo que recostarme  mientras ella, "abnegadamente", servía la cena. 

  Continuará.
                       www.evelynjeanette.com


               

No hay comentarios:

Publicar un comentario